Esta preboda es un tanto especial. Primero por cómo llegaron hasta mi los novios. Fue a través de un sorteo de una sesión de pareja, Vero y Santi fueron los ganadores. Vinieron hasta mi tierra, pues ellos son de Castellón, he hicimos una sesión relajada, conociéndonos y pasándolo bien. Como fotógrafo me lo pusieron realmente fácil, no hay más que verlos. Quiso el destino que se casaran poco después y decidieron contar conmigo para ser el fotógrafo de su boda.

Segundo, por que acudimos a dos lugares ancenstralmente opuestos para la sesión. Por un lado los verdes y amarillos tenues de la montaña y por el otro los contrastados azules de mar. Sin duda dos marcos que adoro y mucha más si es en buena compañía.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.